Los viejos maestros

hjgjkuh

La Copa de Maestros se disputa en estas fechas en la capital del Reino Unido. El nombre del torneo no es jactancioso porque en él se emplazan las 8 mejores raquetas del circuito mundial. Es la palabra maestros, presente en el nombre de la competición, la que implica unos conocimientos profundos en el deporte que nos encontramos. Quizá, o por lo menos así ocurre en mi caso, relacionemos la palabra maestro con la vejez, una vejez culta. Es decir, que al evocar a una persona sabia o con conocimientos profundos en una materia, nos imaginemos antes a un viejo que a un joven.

“La vejez comienza cuando el recuerdo es más fuerte que la esperanza”, dice un proverbio hindú. Sin intención alguna de dar por acabado a nadie, parece fantasioso pensar que Federer, Nadal, Ferrer o Berdych puedan tener un futuro más glorioso de lo que fue su pasado. Sería milagroso que Ferrer conquistase su primer Grand Slam o que Nadal ganase otros 14, esta obviedad no confirma más que el declive de los tenistas que copan el ranking ATP.

¿Cuál es la edad media para ganar Roland Garros o Wimbledom? ¿Y la mediana? ¿Quiénes son los campeones más precoces? ¿Qué ocurre con la generación de los 90?

1-o6b4H334BC12jfnPpyXbfQ

Tomando solamente los datos de los grandes referentes en la Historia del tenis (Sampras, Borg, Lendl, Connors, Agassi, McEnroe y Wilander), hallamos que la edad media para ganar un Grand Slam es 24 años y 32 días y que la mediana es 24 años. Estos datos sobresaltan la diferencia existente con los mejores tenistas en la actualidad, siendo Nishikori el más joven con ya casi 26 años.

Ahondando en la comparación con los grandes tenistas actuales, observamos como tan sólo Djokovic y Murray (quizá también Nishikori) transmiten la sensación de poder agrandar su palmarés ampliamente. En el caso de Nishikori, si bien puede llegar a transmitir la sensación de llegar a ser un jugador campeón de grandes torneos, sería ya un jugador con un despegue tardío. Por tanto, ¿qué ocurre con los jóvenes campeones de hoy en día? Simplemente no existen. Si hablamos de Nishikori como un joven con proyección cuando ya tiene 26 años, ¿qué diríamos de un Nadal campeón de 4 RG y Wimbledom con sólo 22 años? No existen, no hay jóvenes precoces en el panorama tenístico. Esto nos lleva a plantearnos otra pregunta más: ¿los actuales tenistas, pese a sobrepasar el ecuador de su carrera, siguen siendo tan sobresalientes como para no dejar brillar a los jóvenes o son estos jóvenes una generación poco diestra en la Historia del tenis? Dejando a un lado el debate sobre la calidad de los noventeros, de lo que no hay duda alguna es sobre la habilidad de los jugadores ochenteros. Veamos algunos gráficos.

jkhkj

En el gráfico anterior confirmamos que la generación de los ochenteros es la más laureada de la Historia del tenis. En ella encontramos al llamado Big Four (Federer, Nadal, Djokovic y Murray), un cuarteto de jugadores que han se han disputado los grandes torneos durante años. Luego, una posible causa de esta ausencia de jóvenes competidores podría ser la descollante generación anterior a ellos.

hnvhvh

Colocando la lupa sobre la anterior gráfica, desglosamos las diferentes generaciones y obtenemos dos minigeneraciones excelsas: los nacidos entre 1970 y 1974 y los nacidos entre 1985 y 1989. ¿Qué ocurrió tras Agassi, Sampras, Courier, Chang, Káfelnikov…? Ya lo ven, los nacidos entre 1975 y 1979 no rascaron bola.

2016 llegará y ningún tenista nacido en los noventa habrá ganado un Grand Slam. Observemos una serie de gráficos sobre campeones y precocidad.

jkh

bkjnj

hgjhj

En el primer gráfico hay un dato que deja lugar a la esperanza. Novak Djokovic “sólo” había ganado un gran torneo antes de cumplir los 23 años, para ahora, en plena madurez, dominar el circuito con gran superioridad. Del segundo gráfico podemos extraer de nuevo a los nacidos entre 1975 y 1979 e, inevitablemente, establecemos paralelismos con los nacidos entre 1990 y 1995. Finalmente, tomamos de nuevo a las generación al completo, quitamos la lupa, para encontrar grandes similitudes entre todas las generaciones. Cada generación gana 15 GS antes de cumplir los 23 años. Lo que toca a 1,5 torneos al año o 3 torneos cada 2 años. Por tanto, los noventeros, o más concretamente, los nacidos entre 1990 y 1993 deberían poseer ya 2 Grand Slam en su palmarés (los nacidos en estas fechas, evidentemente, ya no pueden ganar un Grand Slam con menos de 23 años).

Por último, y ya no sé si por vicio o por afán por conocer el futuro, me surgen más preguntas. ¿Cuánto tiempo más seguirá este magnífico grupo de superdeportistas coexistentes ganando torneos? ¿Aparecerá algún joven talento en la próxima temporada? ¿Es la actual generación la mejor de la Historia? Por el momento, dejemos a un lado las preguntas y disfrutemos de las semifinales de la Copa de Maestros en las que sí, todos son viejos maestros nacidos antes de 1990.

Anuncios
Los viejos maestros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s